El polímata por excelencia

Una de las tantas características de los seres humanos son los actos de imaginar, recordar, diseñar, observar y crear; históricamente lo anterior se puede desde el punto de vista arqueológico (uso del fuego, la cocción de los alimentos, construcción de las cuevas, pinturas rupestres, etc.), también se puede constatar en documentos que nos han legado diferentes culturas una vez que se inventó el arte de escribir y, posteriormente con la aparición de las ciencias.

Tal vez, el periodo que más sorprende a la humanidad es el Renacimiento (entre los siglos XIV al XVI) donde se produce un “estallido” de ideas y creaciones; uno de los genuinos representantes es el polímata Leonardo Da Vinci a quien se le ha llamado “genio” debido a su gran aporte en las más diversas manifestaciones humanas (arte, ciencia, técnica, etc.).

A Da Vinci se le debe muchos de los artefactos que él creó y que están aún en funcionamiento (por ejemplo, el medidor de agua de las casas, el submarino, los canales de riego sincronizados, el reloj, juguetes, etc.) en la sociedad moderna.

Lo que pensó ese “genio” lo llevó a la práctica con inventos que aún pueden ser vistos en museos europeos; lo que imaginó Da Vinci, lo llevó al dibujo y la pintura y la música.

Para maravillarnos con esta gran persona, revisemos el material audiovisual.

(Juan Espinoza Pereira)

 

También te podría gustar...