Ningún Día es Igual al otro

  • 1
  • 2
  • 3
  • estab (2)

 

Hoy no pude salir a jugar al parque, tampoco ayer pude, ni podré mañana, no entiendo muy bien el porqué, pero mi mama dice que es por mi bien. 

Mi abuelito dice que tiene miedo, que ya ha vivido muchos años pero que no quisiera irse así… algo vio en las noticias, algo que lo hizo llorar, dijo que su cuerpo ya no tiene defensas, que las agoto todas y ahora solo le queda confiar en Dios.

Mi papá salió a comprar algunos alimentos y se puso una máscara en la cara y guantes en las manos, parecía un doctor y me dio mucha risa, le dije que me llevara con él pero dijo que no, le insistí y se enojó, dice que acaso no entiendo lo que está pasando y la verdad… ¡No!

No entiendo lo que está pasando, así que me fui a mi cama, estoy aburrido como cada día, pero me puse a pensar y creo que tal vez se escapó el león de un zoológico o quizás haya una invasión extraterrestre, ¡¡Que miedo!!  

¿Qué es lo que pasa? ¡¡Necesito alguna explicación!!! 

Mi mamá entró y me vio con mi cara de asustado y me dijo que no tenga miedo, que ella va a cuidarme en la casa, que me lave las manos muy bien y a cada rato, dice que una mascarilla puede salvarnos la vida y que use mi tiempo en imaginar y crear, que la profesora me mando tareas para que aprenda en casa y llegue preparado a clases, pero ¿cuándo volveré a clases?

Creo que va a pasar mucho tiempo, extraño a mis amigos y extraño los recreos, los juego, la hora de la leche y el almuerzo, así como también extraño mucho a mi profesora, extraño su voz y sus abrazos, quiera poder saber cómo están todos, quisiera saber cuándo todo será normal, pero por ahora solo trataré de disfrutar la compañía de mis hermanos y de mis padres.

Confío en ellos y sé que ellos cuidaran bien de mí, así es como he llegado a aprender que la vida no siempre será igual que siempre, que un día nunca será igual al otro, que hay que aprender a disfrutar de cosas simples, como escuchar la voz de mi madre, observar el cielo por la ventana o disfrutar el aroma de un plato de comida… ningún día será igual al otro, pero cada uno tiene por lo menos un minuto de aprendizaje, un minuto de alegría o un minuto de emociones y saber apreciarlos nos hará crecer y aprender a darle valor a las cosas que realmente deben importar, esas cosas que llenan los ojos de lágrimas y el alma de emoción y colores.-

Alicia Farías.

Educadora de Párvulos

También te podría gustar...